En las instalaciones eléctricas de baja tensión son tan importantes las medidas preventivas de riesgo como en las de alta tensión. De hecho, en el caso de las medidas de seguridad en muy baja tensión han de ser aún más rigurosos, pues supone una instalación en lugares donde existe una alta conductividad de energía. Pueden definirse a los contactos directos como aquellos contactos de personas, animales domésticos o ganado con partes activas de los materiales y equipos de la instalación eléctrica; y se entiende como contactos indirectos como contactos de personas y animales con masas puestas accidentalmente bajo tensión.

Se puede lograr una protección simultánea contra ambos tipos de contactos a través de los siguientes procedimientos:

-Utilizando muy baja tensión de seguridad (MBTS). Se basa en la limitación de la intensidad máxima que circula por el cuerpo aún en el caso más desfavorable. La reducción de la tensión actúa de forma insistente sobre la intensidad aumentando la impedancia del cuerpo.

-Aislamiento funcional de las partes activas: es el utilizado en la mayoría de las veces para asegurar el funcionamiento correcto y la protección fundamental contra el choque eléctrico.
-Aislamiento suplementario o de protección: consiste en un aislamiento independiente previsto del aislamiento funcional, para poder evitar así el choque eléctrico en caso de defecto de tal aislamiento.
Las medidas de seguridad se implementarán según las necesidades de los usuarios, siempre y cuando las estandarizaciones sean respetadas al momento de realizar los aislamientos y protección de los contactos directos e indirectos.